Posts etiquetados ‘documental’

muerte en león

¿Qué lleva a tres mujeres con una vida cómoda en una apacible ciudad de provincias española a cometer un asesinato? Uno podría entender que alguien presa de un arrebato transitorio mate, incluso podría entender que una sola persona se obsesione hasta el punto de ver en el asesinato la única salida, pero ¿qué tres mujeres con una vida aparentemente “normal” se pongan de acuerdo en planificar y cometer un crimen? ¿Ninguna temió que todo saliera mal y el crimen, además de acabar con la víctima, les arruinara la vida? Hay más. Hablamos de tres personas que, por oficio o cercanía familiar, las tres tenían contacto con el mundo policial ¿ninguna de las tres sabía que el crimen perfecto empieza a rozar la imposibilidad en nuestros días de móviles y cámaras por doquier?

Muerte en León, el último documental de Justin Webster -británico afincado en Barcelona y autor del magnífico Seré asesinado y, más recientemente, de El fin de ETAtrata de responder a las preguntas que rodean el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, el 12 de mayo de 2014. La investigación policial y el proceso judicial dieron la respuesta, digamos, forense del caso, pero la incredulidad aún impregna el aire de la ciudad: “¿Cómo puede una mujer, un ama de casa, llegar a matar a una presidenta de la diputación de tres disparos? ¿Cómo es posible llegar a eso en una mente normal? Ese es el tema fundamental”, se pregunta ante la cámara Matías Llorente, diputado provincial que no pasaba por ser el mejor amigo de la víctima.

A lo largo de cuatro episodios de una hora -en línea con series documentales de tema criminal, factura y éxito reciente como la oscarizada O. J., Made in America, Making a Murderer o The Jinx-, Webster explora el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, a manos de Montserrat González con la complicidad de su hija Triana y de la amiga de su hija y agente de la policía local, Raquel Gago.Y el resultado está a la altura de las citadas series norteamericanas. Destaco especialmente la calidad de las entrevistas, la edición del juicio y una estructura narrativa que en ningún momento pierde al espectador.

La justicia condenó a Montserrat a 22 años de cárcel, a Triana a 20 como cooperadora necesaria y a Raquel a 14 como cómplice. La “verdad” judicial, sancionada en noviembre de 2016 por el Tribunal Supremo, establece que las tres se concertaron para cometer el crimen aquel día de mayo de 2014. Pese a la confesión de Montserrat, aún son muchos los que expresan incredulidad. Ni las que la conocían mejor, consiguen explicarse su conducta “por mucho odio que tuviera”. Los psicólogos han dictaminado que la asesina confesa se encuentra en sus cabales y ella nunca ha mostrado signo de arrepentimiento. ¿En qué momento decidió cruzar la línea roja esta señora de Mercedes SLK y marido comisario de policía en Astorga? “Sólo pensé en hacerlo, no en las consecuencias”, responde en una entrevista telefónica desde la cárcel. “Veía a Triana muy mal. Lo hice porque no querían ir al entierro de mi hija”.

A partir de un duro enfrentamiento, sostiene la defensa, Triana se sintió víctima del acoso y castigo de quien fuera su jefa. Sintió que su futuro en la diputación estaba truncado mientras continuara Isabel Carrasco. La obsesión de la hija envenenó la cabeza de la madre hasta llevarla a una conclusión delirante: cuando Montserrat supo que en la guerra de facciones del PP leonés Rajoy había terciado en favor de Carrasco, decidió matarla. ¿Cómo es posible que no vieran otra salida? Triana era ingeniera de telecomunicaciones. Había trabajado en Alemania ¿No podía buscar otro empleo en otra ciudad? A los ojos de madre e hija, León se revela como una ciudad cerrada de la que estos personajes, como en la película de Buñuel, son incapaces de escapar.

Muerte en León se apoya en la vista oral, en entrevistas y en material de archivo para conducirnos hasta la conclusión judicial. Las reconstrucciones se reducen al mínimo. Sólo en los últimos minutos introduce algunas incógnitas no despejadas del caso. Baste decir -no vamos a reventarlo- que deja en el aire la sospecha de una teoría conspirativa. Pero no es sólo este golpe de efecto lo que, a mi juicio, hace recomendable la serie. Hay al menos otras dos razones.

La primera, que hay que llamar la atención sobre este magnífico documental porque corre el riesgo de pasar sin pena de gloria por la incuria de su productora y emisora, Movistar+. Quien quiera verlo legalmente tendrá que zambullirse en su desordenada plataforma, rastrear en la pestaña de documentales y ver si lo encuentra entre “Yellowstone, el gran deshielo”, los documentales romanos de Mary Beard, “Mayday, catástrofes aéreas” y la Primera Guerra Mundial en color… Un sindiós.

La segunda razón tiene que ver con lo que documental desvela sobre la vida tranquila pero también asfixiante de una de esas capitales de provincia de la España interior y vacía. León. El páramo y el gótico. La pausa comercial de mediodía para ir a comer a casa. Una España conservadora donde el PP se confunde con el paisaje;  donde los partidos políticos ejercen el poder como agencias de colocación y repartidores del presupuesto; donde la peor oposición la forman los descontentos de tu propio partido; donde los afectos y los odios se cruzan por la calle; donde, lo sabemos bien, el empleo es un bien escaso y “colocarse” un vocablo que empieza a caer en desuso; donde la máxima aspiración es sacar una oposición a funcionario y, si es posible, no muy lejos de la casa familiar. No es casual que unas oposiciones a la diputación se conviertan en el particular Watergate leonés de Isabel Carrasco: demasiados parientes de alcaldes y otros cargos del PP coparon las primeras plazas. No es casual que Triana iniciara su camino sin retorno a raíz de su fracaso en otras oposiciones a la diputación: no han querido pasarle las preguntas para un puesto que considera hecho a su medida. Somatiza el suspenso como parte de la persecución a la que se siente sometida desde que cayera en desgracia ante Isabel Carrasco. Y sabía que no era la única: “De Isabel estaba hablando mal mucha gente, si encima ahí hablan todos mal con la misma, pues al final puede pasar lo que ha pasado”, comenta el diputado Matías Llorente. Nadie desmiente que fuera todo un carácter. Con el crimen aún en las primeras páginas, una pintada macabra y fugaz apareció en la pasarela sobre el río Bernesga donde fue asesinada la presidenta: “Aquí murió un bicho”.

Al final del documental, la periodista Ángela Domínguez lanza una reflexión: “¿En qué medida la ambición se convierte en una perversión y además, al verse truncada, genera odio? Pues también no solamente por la maldad que reinaba y reina en Montserrat y que posiblemente estaba azuzada por su hija Triana y por la complicidad torpe y necia también de Raquel. Había algo más. Había un ambiente propicio para que esto sucediera. Y ese es el gran error. Esa es la culpa que debería pesar sobre todo León”.

Un “ambiente propicio”. Esas palabras me trajeron el recuerdo de un relato de Borges, El hombre en el umbral (El Aleph): “No hay un alma en esta ciudad (pude sospechar) que no sepa el secreto y que no haya jurado guardarlo”.

 

 

 

 

oj-made-america-ascenso-simpson_ediima20160825_0208_5

Recuerdo el 17 de junio de 1994.

Días atrás había comprado un nuevo televisor que venía con una antena parabólica de regalo. Instalarla en la terraza del ático y apuntar al satélite Astra fue más fácil de lo que esperaba. De repente, tenía a mi alcance una interminable oferta de canales gratuitos de todo el mundo. Muchos de ellos alemanes, por cierto. Y también, cómo no, la CNN y otros medios informativos norteamericanos.

Aquel viernes 17 de junio por la tarde comenzaba el Mundial de Fútbol en EEUU y quise ver la cobertura que los canales de aquel país iban a ofrecer de un evento deportivo de interés global que por primera vez se celebraba en sus campos pese a la escasa pasión que el fútbol suscitaba entre los norteamericanos.

Nada de nada.

Todas las cadenas de EEUU emitían en directo y sin descanso una extraña “persecución” policial por las autopistas de Los Ángeles de un cuatro por cuatro blanco. Extraña porque los coches patrulla parecían escoltar más que perseguir al Ford Bronco. Dentro huía a ninguna parte uno de los más famosos jugadores de fútbol americano, Orenthal James Simpson, O.J. Simpson. La policía de Los Ángeles le buscaba en relación con la muerte de su exmujer. Esa misma mañana Simpson había incumplido el pacto de entrega en comisaría que sus abogados habían negociado con los investigadores.

No tenía ni idea de quién era Simpson. Sabía de fútbol americano aún menos que lo que muchos estadounidenses sabían de lo que el resto del mundo entiende por fútbol. Desconocía su impresionante historial deportivo y, en cuanto a su posterior carrera de actor, si le había visto en alguna película, no recordaba su nombre.

Simpson se entregó finalmente en su casa. Siete meses después se celebró el juicio más mediático de la historia de EEUU. Vimos la escena del guante repetida mil veces, la cara impávida del agente Furhman, la escandalosa absolución…

Desde un primer momento, la cobertura televisiva parecía desproporcionada. Hasta el muy reputado Peter Jennings, presentador estrella de las noticias de ABC,  interrumpió el discurso de Bill Clinton sobre el estado de la unión para dar el veredicto en el juicio civil de Simpson.

En aquel tiempo, mediados de los noventa, mi conocimiento de los EEUU era más bien escaso. Atribuí los excesos de la cobertura al tirón que tenían los ingredientes clásicos del caso -fama, dinero, muerte…- y a la deriva hacia el espectáculo de los canales informativos. Sólo años después me he dado cuenta de que fue mucho más que eso. Fue un caso que tocó la fibra más íntima de la nación.

Quienes conozcan el asunto sólo de oidas, quienes hayan olvidado los detalles o quienes se perdieron en la larga sobreexposición tienen ahora la oportunidad de revisitarlo en O. J.: Made in America, uno de los mejores documentales que he visto últimamente. Se puede encontrar por ahí, perdido entre el montón indistinguible de documentales a granel que ofrece Moviestar + y, por lo que he podido ver y comentar hasta ahora, son muchos los que ni siquiera saben que lo tienen a su alcance.

No voy a reventar nada. Todos sabemos cómo acabó el juicio. Pero lo que tal vez nos cueste comprender es cómo un crimen que apuntaba clamorosamente a la condena de O.J. Simpson terminó con su absolución. OJ: Made in America despliega paso a paso, un trabajo de contextualización impresionante. Periodismo televisivo de primera. Ocho horas divididas en cinco capítulos. Un viaje que va ganando en densidad a través de una recopilación exhaustiva de material de archivo y una sucesión de entrevistas tan buenas que parecen guionizadas para la ocasión.

Asistimos a “la carrera”  que convirtió a O.J. Simpson en una estrella nacional en 1967, a su conversión en un “blanco” alejado absolutamente del compromiso de tantos deportistas negros con la lucha por los derechos civiles, a los repetidos antecedentes de malos tratos de O. J. a su mujer, Nicole Brown,  a la reconstrucción forense de su muerte y la del camarero Ron Goldman, a la insólita persecución de Simpson por las autopistas de Los Ángeles, al papel del agente Mark Furhman en la investigación y el juicio, al “dream team” de abogados que contrató Simpson y a su utilización son complejos de la “carta racista”, a los inmensos errores de la fiscalía con la selección del jurado por no hablar de la prueba del guante –if it doesn´t fit, you must acquit– que hundió para siempre la carrera del único fiscal negro de la acusación, al historial racista de la policía de Los Ángeles y a los disturbios que estallaron un par de años atrás cuando un jurado de blancos absolvió a los agentes que habían pateado a Rodney King sin saber que una cámara les estaba grabando.

“La absolución de O.J. fue una venganza por lo de Rodney King”, confiesa una de las ocho mujeres negras que formaron parte del jurado. Eran mujeres, pero el color de la piel se impuso a cualquier simpatía por la maltratada y asesinada Nicole Brown.

Después de ocho meses de juicio, de 45.000 páginas de transcripciones, de la declaración de 100 testigos y de unas pruebas incontrovertibles, el jurado tardó tan sólo tres horas y media en alcanzar un veredicto. “No hubo debate”, lamenta el entonces fiscal del distrito Gil Garcetti. Lo tenían decidido. “Puede que vivas en una mansión en Beverly Hills o en una casucha de Watts, pero todos estamos conectados por esto”, afirma un pastor negro mientras se toca el dorso de la mano.

En el primer mes del juicio un 63% de blancos consideraba a Simpson culpable y un 65% de negros, inocente. Un año después, el número de blancos que lo tenía por culpable ascendía a un 77% y el de negros que creían en su inocencia, a un 72%.

La absolución de Simpson desató un estallido de júbilo entre la población negra de costa a costa que dejó estupefactos a los blancos. No podían entender el enorme resentimiento que les tenían sus vecinos y compatriotas. “Por una vez, por un breve instante”, recuerda un líder de los derechos civiles, “el sistema de justicia criminal funcionaba a favor de un negro”. Hay quien compara el veredicto al hito que supuso la entrada del jugador negro Jackie Robinson en la liga de béisbol americana el 15 de abril de 1947. La raza, concluye uno de los entrevistados, es el elemento central de cualquier relato de los Estados Unidos.

Después vendría la decepción: la caída de O.J. Simpson en una espiral delirante que le llevaría de vuelta a la cárcel, la desorientación y descenso al abismo del héroe que lo tuvo todo, el penúltimo capítulo de una nueva tragedia americana, pero para eso tendréis que ver el documental…

Pd.: con posterioridad a esta entrada he encontrado un largo artículo que el prestigioso New York Review of Books ha dedicado a O.J. Made in America; leedlo sólo depués de ver la serie documental.

simpson-ahora