Archivos de la categoría ‘Reino Unido’

twett-le-pen

No, no fue Marine Le Pen quien celebró una frase del discurso de la primera ministra británica Theresa May a los conservadores -“Si te crees ciudadano del mundo, eres ciudadano de ninguna parte”-. El autor fue un simple militante del Frente Nacional francés. No es sorprendente que periodistas y comentaristas creyeran que lo había escrito la líder de la extrema derecha francesa. Primero, porque en este tiempo acelerado pocos se detienen a comprobar y rastrear la fuente de lo que se dice. Y segundo, porque el discurso de May podía haberlo firmado sin demasiados reparos la propia Marine Le Pen.

“Quiero exponer mi visión para Gran Bretaña después del Brexit”.

Con el acento y las maneras suaves del sur de Inglaterra, la primera ministra británica ha desvelado en su primer gran discurso ante los conservadores en Birmingham que los populistas no son esos bárbaros a las puertas del castillo. Están ya dentro y levantando el puente levadizo. En el caso británico, un castillo sobre los acantilados de Dover en aquella “isla soberana, trono de reyes… This earth of majesty, this seat of Mars … This blessed plot, this earth, this realm, this England“. Porque todo el discurso destila la nostalgia de un tiempo pasado, el de la bélica “finest hour”, aquel en el que los británicos unidos resistieron a la tiranía extranjera y pusieron en pie el welfare state. Un tiempo mucho más simple y más justo en el que reinaba la armonía social, los vecinos se ayudaban entre sí, los bobbies daban las buenas noches a todos y, desde luego, había muchos menos extranjeros.

theresa-mayfoto
La primera ministra Theresa May dirigiéndose en Birmingham a los conservadores

May suscribe la idea de que el Brexit no fue solo una patada a la Unión Europea sino algo más amplio. El síntoma de una revolución silenciosa.

“Tocad en cualquier puerta de cualquier parte del país y encontraréis al descubierto las raíces de una revolución profunda, porque no han sido los ricos los que han sufrido los mayores sacrificios por la crisis financiera, sino las familias normales de la clase trabajadora… En nuestra sociedad hoy vemos división e injusticia por todas partes. Entre una generación mayor y más próspera y una generación joven que lucha por salir adelante. Entre la riqueza de Londres y la del resto del país. Y, sobre todo, entre los ricos, los triunfadores y los poderosos y el resto de sus compatriotas…”

Cierto. El Reino Unido cuenta con una tasa de paro envidiable -por debajo del 5%- pero al mismo tiempo es uno de los países más desiguales de Europa. Pero ¿esa desigualdad es culpa de la UE? ¿No han tenido nada que ver las políticas económicas del Thatcherismo bendecidas posteriormente por Blair? ¿Y la lucha a muerte contra los poderosos sindicatos británicos en los 80? ¿No ha tenido nada que ver la revolución tecnológica y la globalización? ¿Y las reticencias británicas a firmar la carta social europea?

El Brexit fue por tanto un voto protesta contra la desigualdad y también contra las élites. Atención a los latigazos:

“Escuchad cómo hablan del pueblo muchos políticos y comentaristas: encuentran de mal gusto vuestro patriotismo, provinciana vuestra preocupación por la inmigración, poco progresistas vuestras ideas contra la delincuencia e inconveniente vuestro apego a la seguridad en el empleo. Les resulta inexplicable que 17 millones de votantes quisieran dejar la Unión Europea. Si eres rico y llevas una vida cómoda, Gran Bretaña es un país diferente y no sientes como tuyas estas preocupaciones…

Hoy, mucha gente en posiciones de poder se comporta como si tuviera más en común con las élites internacionales que con la gente que vive cerca, la gente a la que emplea, la gente con la que se cruza en la calle. Si te crees ciudadano del mundo, eres ciudadano de ninguna parte. No entienes lo que significa la palabra ‘ciudadanía'”.

Tiene bemoles que la rebelión contra las élites la comande el partido de tradición más antiguo y elitista de Europa, el partido cuyos líderes proceden de los restos de la nobleza, de las selectas escuelas de Eton y Harrow, de las universidades de Oxford y Cambridge, la encarnación más pura del establishment. Basta escuchar su acento para reconocerles.

bullingdon-club
El elitista Bullingdon club de Oxford. El 2 es David Cameron, el 8, Boris Johnson

Ahora May pide meritocracia y más movilidad social pero hace ya años el difunto canciller alemán Helmut Schmidt señaló que el problema de los británicos era su clasismo social. Se ve que no han cambiado mucho las cosas.

¿Y cuál es la receta de May contra la desigualdad y contra el elitismo? Más estado y menos individualismo. Más intervencionismo. Hasta la delirante proposición que obligaría a las empresas a contratar a británicos. Xenofobia. De May se podría decir lo que alguien aplicó al Frente Nacional frances: hace las preguntas correctas pero da las respuestas equivocadas.

“Valoramos el éxito… pero también el espíritu ciudadano. Ese espíritu significa que respetas los vínculos y obligaciones que hacen funcionar a nuestra sociedad. Significa un compromiso con los hombres y mujeres que viven a tu alrededor, que trabajan para ti, que compran los bienes y servicios que tu vendes. Ese espíritu significa aceptar el contrato social por el que formas a tus jóvenes antes de contratar a trabajadores extranjeros más baratos”

Imagino a Hayek y Thatcher revolviéndose en sus tumbas. Si la Dama de Hierro llegó a cuestionar el concepto de “sociedad” -“Basta de echar la culpa a la sociedad, no existe la sociedad; hay individuos, hombres, mujeres, familias”-. May invoca a la “sociedad” una docena de veces.

Thatcher aparece de pasada en el discurso de May -“who taught us we could dream great dreams again”- junto a otras figuras inevitables del santuario conservador: Churchill y Disraeli. Llama la atención la cita de Edmund Burke, el padre del conservadurismo británico -¿era necesario remontarse a un pensador del siglo XVIII?-, pero lo que más ha desconcertado es que una primera ministra conservadora ponga al lado del prontuario tory a un primer ministro laborista, Clement Atlee, el arquitecto del estado de bienestar en la posguerra.

El tiempo nos dirá si el discurso de Birmingham es el que exige estos tiempos de “giro histórico”, como asegura la primera ministra,  o no pasa de ser un anzuelo retórico coyuntural para pescar votos a derecha e izquierda. No conviene olvidar, en cualquier caso, que el Reino Unido ha sido el mayor laboratorio exportador de políticas en los últimos dos siglos. Inventaron el bipartidismo, la monarquía parlamentaria, el bipartidismo, el welfare state y la revolución neoliberal thatcherista. No conviene olvidar que el partido Tory es la organización política más longeva y exitosa de Occidente. A lo largo del tiempo se ha adaptado con un éxito razonable al clima cambiante y en más de una ocasión han abierto el camino. Han sido reaccionarios, socialdemócratas, liberales… Ahora este partido proteico se apunta sin complejos a la corriente del nacional-populismo.

“El Laborismo no tiene el monopolio de la compasión… Aprovechemos esta oportunidad para mostrar que  nosotros, el Partido Conservador, somos verdaderamente el partido de los trabajadores, el partido de los funcionarios, el partido del Sistema Nacional de Salud. Creemos en el servicio público, creemos en lo que el buen gobierno puede hacer. El gobierno no puede quedarsde al margen cuando ve la injusticia social”

May quiere que su partido sea el de los perdedores de la globalización. Ante el trilema de Rodrik  -o soberanía o democracia o globalización, las tres al mismo tiempo, imposible-, los británicos quieren replegarse y optar por la democracia y la soberanía. Tal vez sólo sea una coincidencia que en el año crucial de 1979 asistieramos al comienzo de la nueva globalización con la apertura de la China de Deng y al nacimiento de la revolución neoliberal de Thatcher -además, y no es menor, de la revolución islámica de Jomeini y la invasión rusa de Afganistán-.

Las contradicciones que se abrieron en 1979 están en carne viva en 2016.

brexit

Las despedidas de los primeros ministros británicos a mitad de mandato suelen deparar tardes memorables en la Cámara de los Comunes. Liberado de la presión y protegido por la cortesía que exige el momento,  la ocasión es propicia para el lucimiento del primer ministro saliente. Y así le fue ayer a David Cameron. Su última sesión de control se convirtió en una exhibición de las virtudes más atractivas del parlamentarismo británico. Lances rápidos, reflejos dialécticos, humor, ingenio… Bienvenidos al mejor show político del mundo -como lo calificó el propio Cameron. Los columnistas de la prensa más cercana sentenciaron que la de ayer fue su mejor sesión parlamentaria. Uno de sus antiguos ministros, el venerable y proeuropeo Ken Clarke, le agradeció su elocuencia (33’20”). Y Cameron cerró con ironía su intervención al infligirse a sí mismo la descalificación que en su día lanzó contra Blair: I was the future once (una vez fui el futuro)

Visto desde nuestras serias y aburridas coordenadas parlamentarias nos podemos plantear dos cuestiones. La primera: ¿dónde aprenden a hablar con semejante brillantez?. La segunda:  ¿cómo es posible que despidan con palmaditas en la espalda al primer ministro que ha metido a su país y a Europa en un lío político monumental?

La respuesta a ambas cuestiones hay que buscarla en la educación, sobre todo en la que ofrecen instituciones elitistas como Eton y Oxford en las que coincidieron David Cameron y Boris Johnson. Hay días en que el Brexit me parece una gamberrada universitaria salida de estos dos arrogantes miembros del Bullingdon Club. Como Lord Lucan y Lord Cardigan enzarzados en una nueva y desastrosa Carga de la Brigada Ligera. Ah, pero siempre quedará el gesto y el poema de Tennyson…

Quien quiera saber más, aquí tiene When Boris met Dave (pinchad en “watch on vimeo”):


<p><a href=”https://vimeo.com/74365223″>When Boris met Dave</a> from <a href=”https://vimeo.com/user19972714″>Home Editing</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>
<p></p>

 

 

 

 

This blessed plot, this earth, this realm, this England,
                                             William Shakespeare, Richard II Acto 2, Escena 1

 

Cierro los ojos y me vienen William Shakespeare y la manzana de Newton, el fútbol, los Beatles y una larguísima playlist británica, esos maravillosos parques, una casa de squatter en Brixton allá por el 85, la singladura de Darwin en el Beagle,  Oxford y Cambridge, los mejores actores del mundo, Winston Churchill, las curvas del Aston Martin, la decadencia de Retorno a Brideshead, los debates en los Comunes y el insuperable humor británico… Tal vez sea difícil acabar el día sin que de una manera o de otra nos toque alguna de las manifestaciones de la cultura británica. Sospecho que cada uno tendrá las suyas (lengua inglesa a parte, of course).

Pienso que la vitalidad y la creatividad británica va  a seguir acompañándonos. Y no, no hablo sólo en términos culturales, también políticos y económicos. Marx (un refugiado) escribió El Capital en la Biblioteca Británica de Londres, fueron los británicos quienes pusieron los fundamentos del moderno estado de bienestar, Thatcher difundió el neoliberalismo de nuestro tiempo y Tony Blair patentó la Tercera Vía socialdemócrata.

Y al igual que estas modas políticas se extendieron por el continente, temo que el (mal) ejemplo británico contamine el proyecto europeo. Que el “pueblo” en París, en Viena o en Varsovia se vengue de las élites que han construido Europa desertando de este singular proyecto de paz y fraternidad que nació de las cenizas de Auschwitz, de Coventry, de Dresde…

¿Sobrevivirá la frágil unidad de este territorio -pequeño y envejecido- en el poniente de la populosa Eurasia o nos diluiremos en el espacio y en la historia como la ateniense liga de Delos ante los embates de espartanos y macedonios?

Los británicos se alejan de Europa -de este nuevo imperio romano- porque no quieren a los “bárbaros” inmigrantes a sus puertas. No importa que sea una falacia, el mensaje del miedo ha calado.

Farage

Evocan el sueño de una isla gloriosa (volvemos al Ricardo II de Shakespeare)…

This other Eden, demi-paradise,
This fortress built by Nature for her self
Against infection and the hand of war,
This happy breed of men, this little world,
This precious stone set in a silver sea

…e invocan la soberanía nacional.

La ilusión de la soberanía en tiempos de globalización por todas partes. En el Reino Unido, en Cataluña, en Grecia, en Alemania, en España… Los ciudadanos quieren decidir sobre su futuro, pero se topan con el célebre Trilema de Rodrik: no se puede tener soberanía nacional, globalización y democracia al mismo tiempo. De los tres tienes que elegir dos. Puedes seguir siendo una democracia soberana si, por ejemplo, te encierras en la autarquía y te sales de la globalización. Precisamente los europeistas -que inicialmente forjaron su proyecto como garantía de paz entre reinos combatienes-  venden ahora su proyecto como solución al “trilema”: sólo si nos convertimos en algo grande podremos decidir todos juntos sobre nuestro futuro en el mundo. Europa como reserva de soberanía.

Cuando pase la histeria y se asiente el polvo, los británicos seguirán discutiendo su futuro en Europa como lo llevan haciendo los últimos 70 años, si no los últimos siglos desde la conquista normanda del 1066. La geografía es el destino. No nos engañemos. Tal vez por la nostalgia del imperio, los británicos siempre fueron europeistas a regañadientes. La última batalla empezó hace 26 años, aquel día en que Thatcher dijo tres veces “no” a Jacques Delors.

No nos engañemos. Los británicos ya estaban con un pie fuera de Europa; fuera de su proyecto más determinante, el euro, fuera de Schengen, fuera del capítulo social. Ahora han dado un paso más atrás. Ha ganado la vieja Inglaterra, la Inglaterra profunda. Las nuevas generaciones han votado a favor de Europa. Y como la demografía también es el destino, tarde o temprano volverá la tortuosa vinculación on el continente (si la UE no ha saltado por los aires). Paciencia. Como dijo Ortega a propósito de Cataluña y España, la relación entre los británicos y el resto de Europa no tiene una solución definitiva, sólo se puede conllevar.

Por ahora terminemos con otros dos versos ´-no tan citados- de la tirada “soberanista” del Ricardo II:

That England that was wont to conquer others
Hath made a shameful conquest of itself.

 

 

cameron

¿Quién dijo que las campañas electorales modernas tienen que “ser en positivo, tienen que “ilusionar”? Si la victoria de Cameron demuestra algo por encima de todo es la enorme eficacia de las campañas negativas: el discurso del miedo. Por ahí está señalando Cameron el camino del triunfo a Rajoy. Lo subraya el gran John Carlin en su análisis postelectoral en EL País. Y es de lo que hablo en mi vídeo dominical en Noticias Cuatro. La campaña negativa le sirvió a Suárez contra Felipe en el 79, a Felipe frente a Aznar en el 93, a Bush senior frente a Dukakis en el 88… Y, por lo que vemos, a Cameron frente a Milliband. ¿Le servirá a Rajoy?

De Carlin, recomiendo otro artículo de estos días pasados. Aquel en el que nos presentaba al Rasputín de los tories, Lynton Crosby, el hombre que, según The Guardian, ganó las elecciones para los conservadores.

Hablando de campañas negativas, ahí va (de propina) la tremenda y comentada portada del sensacionalista The Sun contra Ed Milliband. Quizá convenga recordar que The Sun, el periódico de Murdoch, sigue siendo el diario más vendido del Reino Unido con unos 2 millones de ejemplares.

save our bacon

La primera página es de antología. Tiene de todo. Desde una foto “criminal” del candidato laborista devorando un sándwich hasta titulares repletos de doble sentido con un énfasis especial en el cerdo y sus derivados: “bacon“, “pig’s ear“, “sarnie“, “porkies“. Traduzco libremente:

“Este es el destrozo (pig’s ear) que Ed ha infligido a un indefenso sándwich de panceta (sarnie). Dentro de 48 horas podría hacer lo mismo a Gran Bretaña. SALVEMOS NUESTRO BACON (salvemos lo importante, salvemos los muebles). No te tragues sus mentiras (porkies) y mantenle alejado”

Si tenemos en cuenta los orígenes judíos de la familia Milliband, esto tiene un inconfundible olor a nuestro viejo racismo quevedesco, cuando llamaba judío a Góngora y decía:

Yo te untaré mis obras con tocino
porque no me las muerdas, Gongorilla,
perro de los ingenios de Castilla,
docto en pullas, cual mozo de camino;

apenas hombre, sacerdote indino,
que aprendiste sin cristus la cartilla;
chocarrero de Córdoba y Sevilla,
y en la Corte bufón a lo divino.

¿Por qué censuras tú la lengua griega
siendo sólo rabí de la judía,
cosa que tu nariz aun no lo niega?

No escribas versos más, por vida mía;
aunque aquesto de escribas se te pega,
por tener de sayón la rebeldía.

Thatcher se va Rajoy mira a su espalda
Maggie se despide de Downing Street                              Más le vale a Rajoy mirar a su espalda

“It´s the economy, stupid” fue el famoso lema que el estratega electoral James Carville escribió en la pizarra del cuartel general de la campaña de Bill Clinton en Little Rock (Arkansas) en 1992. La intención de Carville era que nadie se desviara del foco de la campaña. La crisis económica estaba derumbando a un ritmo acelerado la presidencia de George H. W. Bush (senior). Quién lo iba a decir un año antes de las elecciones cuando la aprobación popular alcanzaba sus cotas más altas por la victoria en la guerra del Golfo (1991).

“Es la economía, estúpido” se ha convertido desde entonces en un estereotipo político. Un modelo para la victoria. El énfasis en el mensaje económico sirvió para que la campaña de un desconocido gobernador de un estado, Arkansas, de escaso peso en el conjunto de la unión culminara en el éxito que le llevó a la Casa Blanca. Y eso ha pesar de la ristra de “escándalos” que le fueron descubriendo a lo largo de la campaña. Para los yonkis, como yo, de la política norteamericana dejo aquí íntegro uno de los reportajes sobre aquella campaña, The War Room. Que nadie se pierda al extraordinario personaje que es James Carville llorando ante su equipo cuando faltan menos de 24 horas para la victoria. Está a partir del 1:14:30. El acentazo de Luisiana de Carville no siempre facilita la comprensión, pero creo que eso no resta emoción a la escena.

Ahora Mariano Rajoy se cree igualmente blindado por la economía. Tanto ante los electores como ante sus huestes. Es cuestión de tiempo. Sólo falta que cale el mensaje [1]. Pero la economía puede NO ser suficiente. “No es SÓLO la economía, estúpido”. Ni ante las elecciones ni ante el debate interno. Se dan las condiciones, cree el politólogo Lluis Orriols, para que broten las conspiraciones internas. En contra de lo que pueda pensarse, la conspiración de un partido contra el jefe de Gobierno no aparece cuando la economía va mal o la derrota es segura, sino cuando existen opciones de victoria. Uno no se embarca en la arriesgadísima jugada de desafiar al líder del partido y del Gobierno para convertirse en líder de la oposición. Orriols desarrollaba esta idea en un artículo en El País (21/04/2015), Rajoy y el debate sucesorio.

La observación me pareció muy interesante y quedé con él para comentarlo en mi vídeo del domingo en Noticias Cuatro. Le añadí unas gotas de la conspiración por antonomasia, la de Julio César, porque este año los idus de marzo se han trasladado al mes electoral de mayo. Veremos qué pasa después si hay una debacle del PP… Cierto que, por ahora, no veo alrededor de Rajoy conspiradores con peso político como Nigel Lawson, Michel Heseltine o el Geoffrey Howe que jugó el papel de Marco Bruto en el asesinato de su jefa. Pero, como dice Orriols, tampoco Thatcher pensaba que se iban a atrever a descabalgarla y mira lo que pasó… Mariano, guárdate de los idus de mayo.

A los yonkis de la política británica (que quizá coincidan con los de la política norteamericana y con los aficionados a House of Cards) les recomiendo esta breve pieza de Andrew Marr sobre la caída de la Dama de Hierro. Absténganse “antithatcheristas”. El material es de la BBC, así que no sé cuánto tiempo tardarán en levantarlo…

[1]-Por cierto, Bush senior perdió las elecciones en el 92 pese a que los primeros signos de recuperación económica empezaban a florecer. Los electores tardaron en percibirlos. Su hijo, George W , siempre le atribuyó una cuota de la derrota paterna al entonces presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan por no aflojar su política monetaria.