Desigualdad: una pesadilla americana

Publicado: 1 octubre, 2014 en Economía
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

desigualdad EEUU

Pocos ponen en duda que la desigualdad supone en sí misma un desafío moral y, a medio plazo, un problema de estabilidad política, pero ¿es también un “mal negocio” económico? Si la desigualdad daña la economía, ¿por qué un país tan crecientemente desigual como EEUU se mantiene como motor de la innovación y la economía mundial?

Hoy en el Financial Times, Martin Wolf habla del asunto. Lo llamativo del artículo es que no cita a Marx ni a Piketty sino los informes de esos dos templos del capitalismo liberal como son Morgan Stanley y Standard & Poors. Como el artículo es de pago, resumo las ideas más relevantes:

-La desigualdad en EEUU es un fenómeno indiscutible y en crecimiento constante. En 2013, el 3% más rico de la población se quedó con el 30,5%  de la renta. Ese mismo 3% de ricos es el único grupo cuyos ingresos han crecido desde principios de los 90.

-Las causas de la creciente desigualdad hay que buscarlas en un mercado de trabajo dual y muy polarizado. Se dispara la proporción de trabajadores con baja formación, salarios bajos y empleos inseguros mientras, al mismo tiempo, aumentan los salarios de los mejor educados.

-Las políticas fiscales son menos redistributivas que las de hace décadas.

-EEUU encabeza la lista de la OCDE en procentaje de empleos con salarios bajos (en términos relativos, claro).

-La creciente desigualdad debilita la demanda y frena la mejora del nivel educativo del conjunto del país.

-Hasta la crisis, los trabajadores que no veían mejorar sus salarios, podían pedir dinero prestado (el “dadles de comer crédito”, en expresión del exconomista jefe del FMI Raghuram Rajan). La desaparición del crédito tras la caída de Lehman Brothers ha frenado la recuperación del consumo.

-No hay demanda alternativa. Ni los gobiernos están en disposición de gastar más, ni las empresas se arriesgan a invertir más (precisamente por la baja demanda que preven), ni las exportaciones pueden tirar mucho másde la economía  cuando todos los países pelean por exportar. Todo apunta al “estancamiento secular” de la demanda que pronostica Larry Summers, el exsecretario del Tesoro de Clinton.

desigualdad

-El impacto de la desigualdad sobre la educación también es preocupante. EEUU es el único país rico en el que los jóvenes (25-34 años) no tienen un nivel educativo mejor que sus mayores (55-64 años).

-En los hogares más pobres, la tasa de graduación sólo ha aumentado un 4% entre los nacidos en los 60 y los nacidos en los 80. En el caso de los hogares más ricos, el aumento ha sido del 20%.

-Sin una mejora educativa, la movilidad social se frena en seco. Lo más probable es que los hijos de las familias más prósperas mantendrán el nivel y los hijos de los pobres seguirán siendo pobres.

-El fracaso en el aumento de los niveles educativos deteriora a largo plazo la prosperidad económica. Volvemos al bucle: menos educación, trabajo por pagado, menores salarios para consumir etc

-La desigualdad creciente erosiona el ideal republicano de una ciudadanía compartida.

En definitiva, una vuelta al siglo XIX. Un mundo inquietante. No muy lejos del profestizan algunas distopías de Hollywood: la voladura de la clase media sustituida por islas de privilegio hereditario rodeadas de enormes guetos sociales condenados a la pobreza secular.

No es muy diferente la argumentación que presenta otro excolaborador de Clinton, Robert Reich, en este magnífico y persuasivo documental.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s